COVID-19: Confinamiento, prohibiciones y crisis económica

Por: Pablo Anibal

Desde hace unas semanas el gobierno confinó a la población a una cuarentena e impuso prohibiciones a reuniones masivas, eventos deportivos, culturales, religiosos.

Más un repetitivo discurso apelando al credo de la población e instando a practicar el “distanciamiento social” para frenar la propagación y, peor aún, quien incumpla estas disposiciones podrá ser detenido por desacato y al pago de una multa para poder recobrar su libertad.

COVID-19: Confinamiento

Confinamiento

Ahora bien las prohibiciones del actual gobierno, trajo como propuesta la creación de: tres mesas de trabajo para poder atender la crisis que supuestamente velarán por:

Los sectores económico, social y seguridad.

Los objetivos en común son la prevención del COVID-19; contención en cuanto a la curva de contagios y la implementación de una política económica para paliar el impacto que llegase a provocar dicha pandemia.

Esto último, gira entorno a la “remodelación, infraestructura y fortalecimiento de la red hospitalaria”.


Una asignación de Q100 millones; el “programa de apoyo alimentario” que comenzará entre Q200 y Q300 millones de aporte del Ejecutivo.

Mientras que al Congreso se le solicitó una ampliación de Q25 millones, más las donaciones que aporte la cooperación internacional por un monto similar al que aporte el país.

Lo anterior da para pensar en un sondeo realizado por la Federación de Cámaras de Comercio de Centroamérica (FECAMCO).

Entre el 17 al 23 de marzo, el cual describe cómo la crisis del COVID-19 impacta el sector productivo centroamericano.

Donde el 86.6% de dichas entidades son Micro, Pequeña y Medianas Empresas (MIPYMES) de las cuales el 44.4% pertenecen al sector de servicios, el 32% a comercio y el 10.2% a industria.

Reflejando el impacto que las medidas de emergencia están teniendo tanto en la productividad de la región como en los empleos.

La política económica

Implementada en el gobierno de Alejandro Giamattei es como el “pan para hoy, hambre de mañana”; propone soluciones para un corto o mediano plazo con beneficios parciales pero ciertos grupos.

COVID-19: crisis económica

Todos los sectores sociales deben trabajar; en el bien entendido que estamos atravesando por una crisis humanitaria; ante la cual es preciso un trabajo donde se debe exigir al gobierno tomar todas las acciones sanitarias que sean necesarias.

pero con acciones económicas que les permitan a las mayorías hacer frente a esta crisis para evitar perder la estabilidad económica; porque viven del día a día y porque son el sustento de sus familias así como el dinamismo de la economía local.