Crisis sanitaria y su relación con las políticas públicas en Guatemala

Por: Pablo Aníbal

La actual coyuntura local se ha visto afectada por la pandemia del COVID-19, lo cual ha agudizado, por un lado, la crisis sanitaria que ya se venía padeciendo.

Por otro lado, la política económica implementada por el gobierno central va a generar mayor endeudamiento; sin contar con la deuda pública que ya se venía arrastrando.

Ahora bien, basta con recordar que las políticas públicas se han caracterizado por ser un régimen de acumulación que han generado exclusiones sociales estructuradas mediante dispositivos ideológicos.

Aspectos a considerar

Políticos, económicos, jurídicos y administrativos, los cuales operan desde el aparato y la administración pública.

Producto de (re)definiciones en las relaciones entre el Estado, el mercado y la sociedad inclinándose a favor de la corrupción y deshonra.

Lo anterior, me hizo recordar la teorización del economista estadounidense James M. Buchanan, quien enfatizó que; la política pública no puede ser considerada en términos de distribución; sino que es siempre una cuestión de elección, sobre reglas del juego que generan un patrón de intercambio y distribución.

Foto Archivo Recorrido por la emergencia del Hospital Roosevelts que se encuentra saturada, en los œltimos d’as el lugar ya no se da a basto. foto por Carlos Hern‡ndez 20/02/2019

Salud Publica

Así pues, en el sentido más profundo del quehacer sanitario nacional; no hay memoria histórica de la salud pública y de las iniciativas del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS).

Dicha entidad fue creada para ser el baluarte del área en el país; y ahora no es ni más ni menos que un botín político al servicio del mercado de la salud.

Asimismo, vemos con mucha frecuencia que se reportan crisis recurrentes por el deplorable estado del sistema hospitalario nacional; donde la institucionalidad de la salud no ofrece un acceso real al servicio; por la falta de medicamentos, deterioro en las instalaciones, equipo e instrumental médico.

Presupuesto o Piñata

Por ello, las funciones económicas fundamentales del Estado guatemalteco no se están cumpliendo; visto claramente al hacer el contraste entre la teorización de Buchanan y la realidad nacional; lo cual nos permite ver el despilfarro en el presupuesto en materia de salud y, donde paradójicamente ha causado costos humanos, sociales y económicos mayores.

En ese sentido, el gasto social del Estado guatemalteco para mejoras en cuanto a servicios básicos no ha sido lo esperado; por ende, no ha cumplido con la premisa fundamental de procurar una mayor cobertura bajo criterios de accesibilidad geográfica, económica, de prevención y promoción de los diversos sectores.

En conclusión, mientras el Estado guatemalteco no ponga entre sus prioridades menos despilfarro; más gasto social, lo cual permitirá mejorar el capital social y, por ende, asegurar un sistema de seguridad social que asegure el bienestar de la población.